Patrimonio

 
 
 

El Camino de Santiago, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por su valor como ruta de peregrinación, vía de difusión y encuentro cultural. El Somport es la puerta de entrada a la Península Ibérica de los peregrinos procedentes de toda Europa. El Camino de Santiago por Aragón atraviesa 15 términos municipales que muestran un rico legado patrimonial protagonizado por grandes obras del románico y destacados vestigios y conjuntos histórico artísticos.

  •  16-santa-cristinajcgb

     

    El Monasterio y Hospital de Santa Cristina de Somport es, actualmente, un yacimiento arqueológico que recoge los restos de lo que fue una hospedería situada en el término municipal de Aísa (Huesca), en el alto del puerto de Somport.

    El origen del Monasterio y Hospital de Santa Cristina de Somport se sitúa a finales del siglo XI. Esta institución fue creada para proporcionar refugio y asistencia a pobres, enfermos, peregrinos y viajeros, se consolidó en el siglo XII y alcanzó su máxima expansión en el siglo XIII, llegando a poseer un amplio patrimonio.

    En el hospital se acogía a los peregrinos gratuitamente por un tiempo máximo de tres días. Se les ofrecía un edificio reservado para ellos y abundante comida. Si llegaban enfermos, se les cuidaba hasta su recuperación. Si fatalmente morían, se les enterraba en el pequeño cementerio adosado a la capilla.

    Actualmente se conoce gran parte del conjunto gracias a diversas campañas de excavación sistemática llevadas a cabo desde 1987 y a la documentación conservada, aunque es difícil a partir de las ruinas que hoy vemos evocar el esplendor de este monasterio y hospital, que llegó a ser uno de los tres más importantes del mundo.

  • fuerte-de-coll-de-ladrones-canfranc

    La estratégica montaña de “Cot de Latrós” (o “Cod de Ladrones”) fue elegida en 1751 para levantar una nueva fortificación fronteriza, cuyas obras concluyeron en 1758.

    Su mala construcción ocasionó continuas filtraciones, por lo que se abandonó por inhabitable en 1777. Con motivo de la Guerra contra la Convención francesa (1793-95) se volvió a ocupar, pero en 1801 se abandonaba definitivamente.

    A mediados del siglo XIX, y como réplica a la construcción del fuerte francés del Portalet (en Urdós, cerca de la frontera), se determinó reocupar la posición con la edificación de un nuevo fuerte, que ahora se denominaría “Coll de Ladrones”. El fuerte quedó pronto obsoleto y se cerraba en 1961. En 1990 el Ministerio de Defensa procedió a la subasta del edificio, que fue adquirido por una sociedad privada.

  • estacion_de_canfranc_0

    La Estación Internacional de Canfranc llegó a ser una de las estaciones mayores de Europa. Su construcción se inscribe en la propuesta que los aragoneses hicieron al Estado Español en 1853. No obstante no se inauguraría hasta 1928.

    Está realizada  en materiales usuales de la arquitectura de principios de siglo XX como el cristal, el cemento y el hierro, bajo diversas influencias arquitectónicas. Se cubre con pizarra, material muy utilizado en Aragón para las cubiertas y de inspiración francesa.

    Se estructura en un edificio central y varios muelles destinados al trasbordo de mercancías. En el exterior presenta grandes ventanales que se abren mediante arcos de medio punto. Destaca la fachada principal, dispuesta simétricamente, con un torreón central y otros dos en las esquinas. Un largo andén se sitúa ante esta fachada a modo de pórtico.

    En la actualidad nos encontramos con un edificio cercado, el acceso es limitado y por visitas guiadas. Sin embargo, podemos pasear por los muelles, contemplar el depósito de máquinas, con su estructura metálica, y las diversas grúas que todavía permanecen a los lados de las vías. El Gobierno de Aragón está dando un impulso decidido a su rehabilitación y recuperación.

  •  

    iglesia-parroquial-ntra-sra-del-pilar-canfranc-est

    La iglesia parroquial de Canfranc-Estación está dedicada a Nuestra Señora del Pilar y está situada en una ladera frente a la Estación Internacional de ferrocarril. Fue consagrada en 1969 y es obra del arquitecto Miguel Fisac Serna, quien consiguió realizar un edificio en clara armonía con el magnífico paisaje pirenaico en el que se inserta. Se trata de un complejo parroquial rural, compuesto por un templo y todos los servicios anejos de sacristía, despacho parroquial, archivo, salón parroquial y vivienda del párroco.

    El conjunto parroquial está presidido por el volumen ocupado por el templo, el cual se dispone en forma de abanico, cerrado por un muro frontal sinuoso y con una cubierta de gran pendiente casi paralela a la ladera. Completan el conjunto los anejos adosados en los laterales del templo, al norte los servicios parroquiales y al sur la vivienda del párroco.

    El interior del templo tiene una fuerte carga simbólica y sigue las prescripciones del Concilio de Vaticano II configurando un lugar idóneo para la reunión de la asamblea eucarística. Es de gran riqueza espacial, destacando el prodigioso dominio de la luz sobre los muros de piedra abiertos por pequeños vanos.

    La iglesia combina el sistema tradicional de muros de carga de mampostería de piedra, con una estructura de cubierta prefabricada formada por cerchas metálicas triangulares. La cobertura de todo el inmueble se realiza mediante bandejas de aluminio. La elección de este material resulta muy acertada en su contexto, puesto que el aluminio plateado refleja la luz y aporta ligereza al conjunto.

    Conserva en su interior varios bienes muebles de interés como son: un Cristo Crucificado en madera policromada del siglo XVI, procedente de la Iglesia parroquial de Tiermas; Una Virgen del Pilar en madera policromada del siglo XVIII, procedente de la antigua iglesia parroquial de la partida de Los Arañones; una Inmaculada Concepción en escayola policromada del siglo XX. Cabe citar también el diseño de Miguel Fisac del mobiliario litúrgico: mesa de altar, sede, ambón, base de sagrario, pila bautismal, dos pilas de agua bendita, columna de la Virgen del Pilar y paragüero en piedra tallada.

    Esta iglesia parroquial conserva gran parte de su autenticidad e integridad, a pesar de haber sufrido algunas obras de reconstrucción a causa de los desperfectos provocados por un alud.

    Leer más

  • torreta-fusileros-ok

    La torreta de los fusileros es una torre defensiva construida en 1876 en Canfranc (Huesca), tras la conclusión de la carretera de Zaragoza a Francia por Somport y su finalidad era precisamente defender la nueva vía de comunicación.

    Se trata de un edificio fortificado de tres plantas en piedra sillar, con planta rectangular de esquinas fuertemente redondeadas. En todas las plantas se abren aspilleras de tiro abocinadas. Posee un patio interior cubierto. Al exterior hay un foso de protección con puente levadizo. El tejado es de pizarra y sigue la planta general del edificio.

    La Torreta de Fusileros ha sido restaurada y abierta al público y suele albergar diversas exposiciones cumpliendo una función cultual.

     canfranc-torre-de-fusileria-2

  • iglesia-parroquial-ntra-sra-de-la-asuncion-canfranc

    La antigua villa de Canfranc fue un pueblo frontera y aunque su historia está marcada por los devastadores incendios que sufrió en 1617 y 1944, todavía conserva parte de su antiguo patrimonio monumental.

    Los restos del castillo, de origen medieval y ampliado en el siglo XVI, se conservan sobre una roca; la fachada de la Torre de Aznar Palacín del siglo XIV; la Iglesia parroquial de la Asunción, con sus cuatro retablos barrocos; y el conjunto monumental de la Trinidad (templo y convento), fundado en el siglo XVI por Don Blasco de Les, sirvió como centro asistencial para atender a pobres y peregrinos. Hoy, aunque se libró de los fuegos de 1617 y 1944, es una hermosa ruina a la salida del pueblo, con visos de pronta restauración.

  • Villanúa

    Villanúa

    En el término municipal de Villanúa se encuentran las llamadas grutas de las Güixas, bajo el macizo de Collarada, en la falda oeste y junto al Camino de Santiago.

    La cueva de las Güixas debe su nombre a un hueco que ilumina una de las cámaras, y que según cuenta la tradición era cobijo de brujas y aquelarres. Es un complejo kárstico, que conserva evidencias de ocupación humana antigua. El interior de esta cámara fue excavado y permanecen restos estátigráficos en la zona del túmulo que está intacto. El interior cuenta con varias salas, alcanzando la de más altura los 16 metros. El conjunto sorprende por sus formaciones pétreas, estalactitas y estalagmitas y columnas naturales que unen la cubierta con el suelo.

    Junto a la cueva se dispone el dolmen de las Güixas, un monumento megalítico de época Neo-Eneolítica del que se conserva la cámara funeraria completa, monolitos laterales y cubierta, mientras que el túmulo que la recubría está incompleto.

  • torre_aruej

    El lugar donde se asienta esta torre tuvo diversos nombres como Aruex  o Arueg  y llegó a contar con ayuntamiento propio, a pesar de ser poco más que un caserío. Era un lugar de paso para a Francia por el Pirineo Central. También se úbicó aquí el arciprestazgo de Aruex, perteneciente al obispado de Huesca hasta su pase al de Jaca en 1571. Fue creado el Señorio de Aruex en el siglo XVII para defender esta vía militarmente.

    Se trata de una torre de planta ligeramente rectangular y de gran altura, la cubre un tejado a dos aguas, y en sus fachadas se conservan saeteras. Además posee ventanas enmarcadas en sillar de construcción original y algún balcón de apertura posterior, dada su transformación en vivienda.

    Junto a la torre se encuentran otros edificios. Cabe destacar la pequeña ermita románica de nave rectangular que presenta ventanal en arco de medio punto y puerta abocinada y una espadaña de doble hueco.

  • Iglesia de San Adrián de Sásave (Borau, Huesca)- Archivo del Gobierno de Aragón

    Iglesia de San Adrián de Sásabe (Borau, Huesca)- Archivo del Gobierno de Aragón

    Se localiza en el municipio de Borau, en la Jacetania, cerca del barranco de Calcín. El monasterio de San Adrián de Sasabe fue mandado construir por el Señor Galindo Aznárez en el siglo XI, en estilo románico, sobre otro visigodo.  Fue un cenobio en el que se refugiaron los obispos de Huesca durante la invasión árabe. Su historia se rodea de leyendas como la que cuenta que en este monasterio se guardó el Santo Grial antes de ser trasladado a San Juan de la Peña y posteriormente a la catedral de Valencia.

    A fines del siglo XVI se construyó una ermita sobre los muros de la iglesia original. Fue ocultada progresivamente por la tierra arrastrada por un torrente durante siglos. Se recuperó en 1957.

    En origen se construyó con planta rectangular y cabecera con ábside semicilíndrico. Se levantó una torre en el muro norte que se comunicaba con la iglesia. Su portada románica, enmarcada por un baquetón, tiene tres arquivoltas que decrecen en grosor. Dos de las arquivoltas se presentan doveladas sobre jambas y entre ellas se dispone un baquetón sobre columnas. Sobre ella se dispone un ventanal que se utilizó como acceso a la iglesia, en tiempos en los que la iglesia estuvo semienterrada, y utilizada como refugio por los pastores.

    El exterior se decora también, bajo el tejaroz del ábside, con un friso de arcos lombardos y canecillos decorados con figuraciones como la cara del obispo de Pamplona Sancho Larrosa que fue fundador de esta iglesia cenobio.

    Leer más.

  • Iglesia de Santa María de Iguácel (Larrosa-Jaca, Huesca)- Archivo del Gobierno de Aragón

    Se localiza en el municipio de Borau, en la Jacetania, cerca del barranco de Calcín. El monasterio de San Adrián de Sasabe fue mandado construir por el Señor Galindo Aznárez en el siglo XI, en estilo románico, sobre otro visigodo.  Fue un cenobio en el que se refugiaron los obispos de Huesca durante la invasión árabe. Su historia se rodea de leyendas como la que cuenta que en este monasterio se guardó el Santo Grial antes de ser trasladado a San Juan de la Peña y posteriormente a la catedral de Valencia.

    A fines del siglo XVI se construyó una ermita sobre los muros de la iglesia original. Fue ocultada progresivamente por la tierra arrastrada por un torrente durante siglos. Se recuperó en 1957.

    En origen se construyó con planta rectangular y cabecera con ábside semicilíndrico. Se levantó una torre en el muro norte que se comunicaba con la iglesia. Su portada románica, enmarcada por un baquetón, tiene tres arquivoltas que decrecen en grosor. Dos de las arquivoltas se presentan doveladas sobre jambas y entre ellas se dispone un baquetón sobre columnas. Sobre ella se dispone un ventanal que se utilizó como acceso a la iglesia, en tiempos en los que la iglesia estuvo semienterrada, y utilizada como refugio por los pastores.

    El exterior se decora también, bajo el tejaroz del ábside, con un friso de arcos lombardos y canecillos decorados con figuraciones como la cara del obispo de Pamplona Sancho Larrosa que fue fundador de esta iglesia cenobio.

    Leer más.

  • Iglesia de San Miguel Arcángel de Castiello de Jaca (Huesca)- Archivo del Gobierno de Aragón

    Iglesia de San Miguel Arcángel de Castiello de Jaca (Huesca)- Archivo del Gobierno de Aragón

    La iglesia parroquial  de San Miguel Arcángel es una obra románica del siglo XII que fue ampliada entre los siglos XVI y XVIII. Conserva de su fábrica original parte de los muros y el ábside semicircular. En la actualidad encontramos un templo de planta rectangular de una sola nave cubierta con bóveda estrellada, con cuatro capillas entre los contrafuertes que se abrieron en el siglo XVI. De su interior cabe destacar el retablo mayor de finales del siglo XVII, obra de los hermanos Juseppe y Francisco Ruesta, dedicado al titular de la iglesia.

    Leer más.

  • catedral_jaca_exterior

    La catedral de Jaca está considerada como uno de los templos más importantes del primer románico europeo. Su construcción a partir de 1077 por orden del rey Sancho Ramírez está estrechamente vinculada a la decisión de potenciar el carácter de capital del Reino de Aragón de la ciudad y la concesión de los fueros que le permitieron crecer y desarrollarse como pujante centro comercial en la ruta del Camino de Santiago y político de Aragón. 

    La catedral conserva su estructura básica y configuración románica: una planta basilical de tres naves de cinco tramos con sus correspondientes ábsides alineados, dos puertas de acceso y una esbelta cúpula.

    La maestría con que edificaron este armonioso templo, el refinamiento con el que fueron labrados los capiteles de las columnas de las dos portadas, la ventana exterior del único ábside original conservado y el gran crismón de la puerta principal demuestran que fueron obras de auténticos maestros. El actual edificio es el resultado de sucesivas reformas, ampliaciones y destrucciones.

    interior_catedral_jaca

  • torre_carcel

    Esta torre de estilo gótico fue construida en 1445 para residencia del merino de la ciudad aunque poco después se utilizó como cárcel al incendiarse la denominada cárcel eclesiástica situada al lado de la catedral. Una vez reconstruida ésta, la torre fue vendida y pasó por diversos propietarios hasta que en 1559 la compró el Ayuntamiento para instalar en ella un reloj, de ahí su denominación.

    Es una torre de planta rectangular, construida con piedras irregulares y gran esbeltez. Se divide interiormente en cuatro plantas, iluminadas por ventanales góticos, algunos con tracería o geminados. La puerta de ingreso se sitúa en la cara norte a nivel del suelo y consiste en un arco de medio punto. En la reciente restauración se le eliminaron tanto el chapitel (actualmente se cubre con tejado a cuatro aguas) como el reloj.

  • santiago_iglesia

    La iglesia dedicada al apóstol miraba hacia Compostela, si bien posteriormente se modificó su orientación. En su interior de tres naves se combina la piedra y el blanco con singular gracia. Se reedificó en 1088 sobre un templo anterior, y conserva importantes elementos de estilo románico como capiteles, restos del pórtico y del presbiterio, aunque fue transformada entre los siglos XVII u XIX.

    Desde el siglo XI, esta iglesia ubicada al sur de la ciudad medieval, ha dado nombre a uno de los burgos más antiguos de Jaca, el de Santiago, que desde antiguo acogió a comerciantes y artesanos que se dedicaban a atender las necesidades de los peregrinos que llegaban a la ciudad camino a Santiago de Compostela.

    La iglesia de Santiago también se conoce como iglesia de Santo Domingo ya que, entre 1814 y 1835, funcionó como iglesia del convento que los dominicos construyeron en este barrio. Esta Orden también realizó importantes modificaciones en el edificio durante este periodo. La transformación más significativa fue la reorientación del templo, colocando su cabecera hacia el oeste, en el espacio del antiguo atrio, para dirigirla hacia la tumba del apóstol en Santiago. Para ello se cortaron los ábsides románicos y se abrió en el nuevo muro la puerta de entrada, tal como la vemos actualmente. En la segunda mitad del siglo XX se llevaron a cabo varias campañas de restauración del edificio.

  • hospital_peregrinos

    A mediados del siglo XVI, Jaca contaba con dos establecimientos hospitalarios, el del Santo Espíritu y el de San Juan. El primero era un centro mantenido por los canónigos de la catedral y el segundo, había sido creado por la cofradía del mismo nombre. En 1540, los responsables de ambos hospitales y las autoridades de la ciudad deciden unificarlos para crear un hospital y aunar esfuerzos.

    El nuevo edificio hospitalario se levantó en 1555 y su finalidad era la curación y asistencia de los pobre y enfermos de Jaca, además de dar hospitalidad durante tres días a peregrinos y viajeros que lo necesitaran.

    En la actualidad parte de este edificio está destinado a albergue de peregrinos del Camino de Santiago, con una capacidad para 32 personas.

  • ciudadela

    La Ciudadela de Jaca es la única construcción de esta tipología de fortaleza, desarrollada en el siglo XVI, que se conserva íntegra en el mundo. Su construcción fue ordenada por el rey Felipe II (I de Aragón)  para defender las fronteras pirenaicas durante los conflictos religiosos que tuvieron lugar en Europa en el siglo XVI. Se comenzó a edificar en 1592, si bien se terminó setenta años más tarde.

    La Ciudadela de Jaca o Castillo de San Pedro presenta una planta pentagonal con baluartes en forma de flecha en todos los ángulos, comunicados por un camino de ronda. Conserva todos los elementos que configuran el modelo de ciudadela: un conjunto defendido por muralla, glacis y foso, un área de residencia y edificios de servicios.

    Inicialmente tenía reservada una zona para la residencia de las tropas que se situaba en la parte central. Entre ellas destacaba la casa del Alcaide. Todos estos edificios se levantaron por separado y posteriormente se unieron, tal y como se conservan en la actualidad.

    ciudadela_vista_frontal

  • santa_crus_seros_iglesia

    Monasterio de Santa María

    El Monasterio de Santa María de la Serós fue fundado por el rey Ramiro I y habitado por monjas benedictinas dependientes de San Juan de la Peña.

    Hasta nuestros días ha llegado la iglesia construida entre los siglos XI y XII, que es un destacado ejemplo de la arquitectura románica aragonesa. El exterior destaca por su sobriedad, quedando determinado por el juego volumétrico de los cuerpos del ábside, la cámara y la torre. Su interior está articulado en torno a una cruz latina.

    Es de recias dimensiones que hablan de su doble función defensiva y religiosa y sobresale al exterior su gran torre del campanario. La torre consta de tres cuerpos terminando en un volumen octogonal que cubre al interior con cúpula semiesférica sobre trompas. Ventanas dobladas y geminadas abren en los tres cuerpos y cuatro frentes a bastante altura.

    Leer más

     

    Iglesia de San Caprasio, Santa Cruz de la Serós (Huesca)- Archivo del Gobierno de Aragón

    Iglesia de San Caprasio

    La iglesia de San Caprasio, hoy con categoría de ermita, es un pequeño templo construido en el reducido núcleo de Santa Cruz de la Serós en torno a 1020-1030 bajo el reinado de Sancho III el Mayor. Es un magnífico ejemplo de arquitectura románica lombarda que conserva íntegramente las características propias de este estilo.

    Es un edificio de nave única y ábside semicircular orientado al este, construido en sillar de mediano tamaño tallado a maza y colocado a soga. Sus muros son gruesos y presentan únicamente tres ventanas de medio punto con doble derrame en el hemiciclo absidial y dos en el muro meridional. Al interior la nave se estructura en dos tramos separados entre si por un fajón y cubiertos ambos por bóvedas de arista.
     
    Los paramentos exteriores se decoran con lesenas y dos arquillos ciegos por banda, de forma que hay siete lesenas en cada uno de los dos lados mayores, cinco en la cabecera y tres a los pies, estando estos últimos dispuestos asimétricamente para acomodarse a la puerta de ingreso y a la cubierta a dos vertientes que protege la construcción. El ingreso, en el muro occidental, ligeramente descentrado, es adintelado y está cobijado por un arco de medio punto, tanto al exterior como al interior.

    Sobre el presbiterio y parte del primer tramo se alza una sencilla torre campanario de planta cuadrada y un único cuerpo, con ventanas geminadas en tres de sus frentes y otra sencilla en el frente occidental. Se cubre con tejado a cuatro vertientes y fue construida en el siglo XII, con posterioridad a la iglesia.

    Leer más

  • san_juan_de_la_pena_2_0

    El Monasterio de San Juan de la Peña es uno de los monumentos cuyos muros fueron testigo de los orígenes del Reino de Aragón. Fue centro del poder religioso y político durante los siglos XI y XII.

    Este monasterio es una interesante construcción que aglutina diversos estilos artísticos, ubicado bajo una gran peña, de la que toma el nombre en el siglo XI. Presenta varias estancias superpuestas construidas en diferentes épocas entre las que destacan: una iglesia mozárabe o iglesia baja, la iglesia alta y su claustro románico, un panteón real y varias capillas barrocas.

    El conjunto histórico-artístico de San Juan de la Peña se completa con el Monasterio Nuevo, del siglo XVII, y con las iglesias de San Caprasio y de Santa María en la cercana localidad de Santa Cruz de la Serós, ambas también del periodo románico.

    Como importante centro religioso que fue durante la Edad Media, el monasterio de San Juan de la Peña custodió grandes obras de arte, unas perdidas, otras expoliadas, que ya no se conservan. Entre ellas hay que destacar un cáliz traído a Huesca por San Lorenzo, que ahora permanece en la catedral de Valencia y que fue considerado durante siglos el Santo Grial.

    monasterio-de-san-juan-de-la-pen%cc%83a-huesca-2

  • binacua_iglesia_romanica_vista1

    La Iglesia parroquial de los Santos Ángeles de Binacua, es edificio de estilo románico lombardo, levantado en el siglo XII. En origen, la iglesia respondería a las características del románico rural de la Jacetania, sin embargo sufrió múltiples transformaciones a lo largo de los siglos XVI- XVIII, que contribuyeron a perfilar el aspecto que presenta hoy en día.

    Es una iglesia de planta rectangular, compuesta de una sola nave que se prolonga hacia la cabecera en un corto presbiterio rematado en ábside semicircular decorado con arquillos lombardos y dos lesenas mediales, canónicamente orientado. Los elementos que más destacan de la silueta exterior del tempo son la cabecera y la puerta.

    La maciza torre campanario se adosa a los pies del templo. De planta cuadrada y dos pisos, el superior alberga dos ojos de medio punto por los que asoman las campanas. Adosado a la cabecera del templo, el pequeño cementerio de la localidad.

    El templo está realizado en sillarejo, reservándose la piedra sillar para las partes del edificio que pertenecen a la primitiva edificación románica: muro norte, ábside y portada. Todo el conjunto cubre con tejado de lajas de piedra.

    binacua_vista_trasera_iglesia

  • santa_cilia_palacio

    Unido a la iglesia parroquial de Santa Cilia (Santa Zilia) se conserva el antiguo palacio de los monjes de San Juan de la Peña, un conjunto de diversos edificios de origen medieval que fue asiento del priorato de Santa Cilia y ocasional sede del propio monasterio tras su destrucción en las guerras napoleónicas, además de residencia de verano de los monjes.

    La casona principal está coronada por una monumental chimenea troncocónica, en la fachada principal se abre una gran arcada y una ventana gótica germinada, además de las armas del propio monasterio. Tras la Desamortización de Mendizábal, este palacio fue adquirido por el Marqués de Lacadena, cuyos descendientes todavía mantienen la propiedad.

  • arres_4

    El origen de la población de Arrés es confuso, si bien pudo ser el Arrieso que fue gobernado por tenentes en el siglo XI y posteriormente perteneció al monasterio de San Juan de la Peña. Se tiene constancia de que en el siglo XV, en 1413, la torre de Arrés fue atacada por las tropas de Pedro de Embún, del partido de Antón de Luna, durante los ataques que realizó este a los castillos de la Canal.

    La torre se encuentra en la parte alta de la villa, al lado de la iglesia de Santa Águeda. Es de estilo gótico y realizada con buena sillería; interiormente se organiza en tres plantas pero ha perdido los pisos y la cubierta, aunque se conservan algunas molduras y mechinales. En el primer piso cuenta con una magnífica chimenea de piedra. En la cara oeste se abre la puerta de ingreso, muy estrecha y bajo una ventana rectangular. En el resto de los muros se abren saeteras y vanos.

  • martes-2

    La localidad de Martes es citada en la documentación histórica desde el año 989. El pueblo tiene un núcleo de casas de piedra de aire medieval y gótico ubicados en la calle del Medio.

    En 1573 se menciona el castillo de la localidad. Los restos del castillo se sitúan sobre la cima alargada de un promontorio donde se conservan los arranques de un recinto amurallado de unos 25 por 20 metros. El muro más alto alcanza alrededor de 2’50 metros de altura con obra de sillarejo y trabado con cal. Al Sureste estaba el cementerio donde se observan enterramientos en caja con lajas de piedra. Se han encontrado fragmentos de cerámica y una pequeña teja muy tosca que imita a las tégulas romanas.

  • mianos

    Mianos es otro bello municipio del Camino de Santiago. En la parte alta de esta localidad se encuentra la iglesia parroquial de Santa María. Fue construida durante la Edad Media, probablemente en estilo gótico, aunque sufrió importantes modificaciones en el siglo XVI. Es posible que en este lugar se situase también un recinto fortificado. 

    Se trata de un edificio de nave única con amplio presbiterio y rematada en testero recto. A esta nave se abren cuatro capillas; una en el lado del Evangelio y tres en el de la Epístola. El interior destaca sobre todo por la solución de la techumbre en madera, nada habitual en la zona, con armadura de par y nudillo de madera y decorada con motivos renacentistas, al igual que el antepecho del coro.

    Bajo el presbiterio discurre una calle que conecta el pueblo con la plaza superior y se abre bajo los muros del templo mediante dos arcos de medio punto. A este pasaje se orienta la capilla dedicada a la Virgen del Arco protegida por una reja y cubierta con bóveda vaída que fue construida en 1756.

  • artieda_4

    Antaño Artieda dominaba la Canal de Berdún y el río Aragón, ahora es el pantano de Yesa lo que yace a sus pies. El conjunto de casas, sin embargo, es de gran interés, en especial la casa nº 13 de la calle Mayor, así como la Casa Hospital, que evidencia su función en el pasado.

    La Iglesia de San Martín de Tours, conserva su original planta románica de nave única cubierta con bóveda de cañón rebajado y que remata en ábside semicircular, posiblemente reconstruida posteriormente ya que  ni el trabajo de los muros ni el de las bóvedas es el propio de este arte. En el siglo XVI, y por el lado sur se adosó una gran torre con escalera exterior, una logia y la sacristía. La torre se dispone junto al pórtico, es de planta cuadrada y presenta tres cuerpos separados por impostas, el último con un vano en cada lado. Las capillas se abren en el lado de la epístola contiguas a la cabecera; ambas están cubiertas con bóvedas de arista.

  • ruesta-2

    La historia reciente de Ruesta está unida a la construcción del embalse de Yesa, tuvo que ser abandonado en 1962 a causa de una inundación. Hoy renace gracias a la labor entusiasta de los miembros de la Confederación General del Trabajo de Aragón, a quien fue cedido en 1988.

    Destaca el Castillo de Ruesta, del que quedan restos de lo que fue un castillo musulmán. Se trata de una fortificación compuesta por dos torres unidas por un alto lienzo de muralla, más otra torre ya muy derruida, todas protegidas por un cerco amurallado del que sólo uno de los lados queda en pie. La torre principal es de planta casi cuadrada, de 8 metros de lado y 24 de altura. Unida a ella por un alto lienzo de muralla rematado en almenas, se sitúa otra torre de planta cuadrada de unos 5 metros de lado, con alguna ventana, y también rematada con almenas. De la tercera torre no quedan más que vestigios, aunque podemos suponer que era similar a las otras. El recinto amurallado que rodeaba todo el conjunto es de planta rectangular, aunque sólo queda en pie uno de sus lados y vestigios de los cimientos de los restantes.

    A la salida del pueblo encontramos la ermita de Santiago, del siglo XI y se cita en los siglos medievales como albergue de peregrinos, pudiendo ser la explicación de la presentación actual.

  • undues

    Undués de Lerda se encuentra encaramado sobre una loma con atractivas visas, en el límite de Aragón y Navarra. Es el típico conjunto urbano que conserva su trazado medieval con interesantes casonas palaciegas de estilo gótico, renacentista y barroco. Aún se conserva el ayuntamiento realizado en mampostería de ladrillos en un severo edificio del s.XVI, conocido como la Capellanía. Su última planta ha  planta ha sido habilitada como albergue para peregrinos.

    La  iglesia parroquial de San Martín está ubicada en el centro de la parte alta de la población y sobresale sobre los tejados, ya que es de grandes dimensiones. Es una obra de finales del siglo XVI, construida en ese arte tan caracterizado en Aragón con plantas de cruz latina, cubiertas con bóvedas de crucería estrellada y portadas, decoraciones y frisos con inscripciones  clásicas. Toda la obra es de buena sillería de piedra arenisca, contrarrestada por contrafuertes en diagonal a las esquinas.

    undues-2

  •  

    berdun

    Berdún es el municipio que da nombre a La Canal, al cual pertenecen los pueblos de Biniés, Huértalo, Majones y Martes. Parte de su término municipal está ocupado por el Parque natural de los Valles Occidentales y el Paisaje protegido de las Fozes de Fago y Biniés.

    Habitado desde los celtas, Berdún es un mirador excepcional. Conserva calles llenas de sabor con palacios y caserones de siglos rematados por airosos aleros. Igual que en tiempos remotos fue un énclave estratégico de defensa, ahora es el punto ideal para establecer el campo base de una experiencia turística de altura.

    Por ejemplo, la Casa del Marqués de “La Cadena”, que tiene dos columnas con capiteles neoclásicos y una portada del mismo estilo. Ocupa el emplazamiento del castillo que construyó Carlos I. La iglesia parroquial de Santa Eulalia, gótica del siglo XVI, tiene elementos barrocos. Quedan restos de la muralla que protegía a la villa, y una de las puertas que la franqueaban.

  • sigues 

    En Sigüés se concentra un grupo de recias casonas blasonadas, en la que destaca la Torre de los Pomar. Esta torre fue construida en el siglo XI y durante toda la Edad Media fue aumentando su importancia al ser punto de referencia en el Camino de Santiago. Ha sido transformada en vivienda manteniendo únicamente su fachada principal. La torre es de planta cuadrada de unos 8 metros y en la fachada se mantiene el sillar, pero el resto está totalmente enlucido. La puerta de ingreso se abre en arco ligeramente apuntado, adovelado y con el escudo de los Pomar en la clave.

    Otro edificio notable es la Iglesia Parroquial de San Esteban ya que fue un punto clave del Camino medieval de Santiago. Dedicada a San Esteban está construida en estilo gótico del siglo XVI, sobre una anterior románica del siglo XII. De la iglesia primitiva románica conserva el ábside y el arco de portada. Está realizada en piedra sillar y reforzada con contrafuertes. En el siglo XVII se le añade en el lado Norte, en los pies, una torre y una capilla lateral. En su interior, en el lado del Evangelio se dispone un retablo pictórico renacentista. En su centro se sitúa una Virgen con el niño tallada en alabastro atribuida al taller del importante escultor del siglo XVI Damián Forment.

  • De las fortificaciones que poseía esta villa sólo se conserva en la actualidad una de las tres puertas que se abrían en la muralla. Está protegida por una torre conocida como “de las Brujas”, que tiene planta rectangular, de unos 6 por 4 metros de lado y unos 8 de altura, aunque se encuentra rebajada y sin remate. La puerta es en arco apuntado tanto al exterior como al interior, y ambos arcos están adovelados. Intramuros ha perdido parte del cuerpo superior, que hacia el exterior conserva algunas ménsulas que posiblemente sostenían el tejado.