Directriz

Desde primeros de 2016, el Departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón se implicó en un proyecto que aúna valores e intereses que identifican nuestro territorio de una forma singular: el Camino de Santiago. Durante estos meses pasados, hemos recorrido un camino de colaboración con diferentes representantes de intereses públicos y privados en el desarrollo territorial del Camino.

Fruto de esa colaboración y de los encuentros mantenidos es el Documento de Proyecto de Directriz de Ordenación Territorial del Camino de Santiago-Camino Francés a su paso por Aragón, que actualmente se encuentra en trámite de audiencia y consulta personalizada (Boletín Oficial de Aragón de 21 de agosto de 2017) hasta el próximo día 25 de octubre de 2017.

Si lo deseas, puedes participar aportando tu criterio sobre el documento hasta la fecha señalada anteriormente. Encontrarás aquí la documentación completa, que está en estos momentos pendiente de la fase de información pública, el informe del Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón y la aprobación final.

Con independencia de la situación actual de la delimitación del Camino, desde la Dirección General de Ordenación del Territorio se quiere poner en marcha un instrumento territorial que mejore el desarrollo de los pueblos por los que atraviesa el Camino. La figura elegida para concretar este proyecto, incorporando las futuras actuaciones y el reconocimiento y reparto de competencias entre los diferentes agentes, públicos, y privados, es la de una Directriz.

La Directriz de Ordenación Territorial del Camino de Santiago articulará acciones y proyectos en los territorios por los que discurre el citado Camino, unificando y coordinando criterios, en beneficio de los propios usuarios, peregrinos, y del desarrollo de los correspondientes municipios. El objetivo es actuar sobre el territorio, haciendo de él un potencial cultural, económico, turístico y de comunicación. Es una obligación aunar la conservación del patrimonio con el desarrollo territorial.

Desde la Dirección General de Ordenación del Territorio se ha desarrollado este documento que recoje el marco de la futura actuación en el territorio.

GRAN ITINERARIO CULTURAL EUROPEO

Razones espirituales, culturales, históricas, artísticas e incluso deportivas mueven a las personas de todas las nacionalidades e ideas a recorrer el Camino de Santiago hacia Compostela. La dimensión territorial del Camino de Santiago se manifiesta en un amplio abanico de aspectos. El primero es un itinerario cultural que se ha ido acomodando a los caracteres geográficos de los territorios, al tiempo que ha dejado sus señales, gracias al ir y venir de ideas, estilos arquitectónicos, urbanísticos, etc. Además el propio paisaje conforma un elemento más del Camino de Santiago.
Una planificación, promoción y gestión adecuada del Camino de Santiago debe ir más lejos, y conformar un proyecto transfronterizo. Hay que recordar que el Camino de Santiago comparte trazado con varias regiones de Francia (1. Vía Podiensis, o Camino de Le Puy, 2. Vía Turonensis o Camino de Tours Paris, 3. Vía Lemovicensis, o Camino de Vézelay, 4. Vía Tolosana o Camino de Arles, y Camino del Piamonte por el Prepirineo francés). De todas ellas es la Vía Tolosana la que atraviesa los Pirineos por Aragón, en Somport. Esta circunstancia supone una posible colaboración con regiones francesas para contribuir a la conservación, adecuación y promoción del Camino, realizando un proyecto transfronterizo, dentro de los programas de la Unión Europea.

En nuestra Comunidad Autónoma, la Directriz para El Camino de Santiago se impulsa con el fin de promover el desarrollo sostenible de los municipios por los que atraviesa el Camino de Aragón, y pone especial atención a las actividades turísticas, por su papel como instrumento de articulación, cooperación y cohesión territorial. Además, el objetivo es promover un instrumento común para todo el Camino, en colaboración y coordinacióncon todas las Comunidades Autónomas implicadas.

A nivel internacional, el Camino de Santiago ha merecido los más altos reconocimientos: El Consejo de Europa, le otorgó la categoría de “Itinerario Cultural Europeo” y “Gran Itinerario Cultural Europeo”. El citado Consejo ha manifestado que el Camino de Santiago contiene el Espíritu de Europa, declarando “en la fe que animó a los peregrinos en el transcurso de la historia y que los reunió en un aliento común, por encima de las diferencias e intereses nacionales, impúlsenos también a nosotros en esta época, y particularmente a los jóvenes, a seguir recorriendo este camino para construir una sociedad fundada en la tolerancia, en el respeto al otro, en la libertad y en la solidaridad”. Por su parte, la UNESCO en 1993 lo incluyó en la lista de bienes declarados Patrimonio Mundial, por su valor universal y excepcional. En el expediente de la UNESCO el itinerario aparece como una traza que une determinados hitos y núcleos históricos, sobre una cartografía elemental y una relación de elementos a proteger. Un bien declarado Patrimonio de la Humanidad es un legado de la comunidad internacional y su presencia en un determinado país, le exige a este país un incremento de imaginación, preocupaciones e inversiones para conseguir su protección y defensa. (Convención sobre la protección del patrimonio mundial cultura y natural – París, 1972)

En España tiene consideración de Bien de Interés Cultural desde la entrada en vigor del Decreto 2224/1962, de 5 de septiembre (BOE de 7/09/1962), que lo declara conjunto histórico-artístico, “comprendiéndose en esta declaración los lugares, edificios y parajes conocidos y determinados actualmente y todos aquellos otros que en lo sucesivo se fijen y delimiten…”. Con arreglo a la declaración de Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico, de acuerdo con la ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español, cada Comunidad por la que pasa el Camino debía elaborar un Plan Especial de Protección, y la legislación desarrollada en estos últimos 30 años dan un amplio panorama de instrumentos para proteger los bienes.

EL OBJETIVO DE UNA DIRECTRIZ PARA EL CAMINO DE SANTIAGO

La evolución reciente de la realidad económica y social pone de manifiesto la importancia que tiene el factor territorial como activo de competitividad económica, que es preciso utilizar de forma racional. La compatibilidad entre competitividad económica y protección de recursos limitados está en el marco en el que se inserta la Estrategia de Ordenación Territorial de Aragón y que debe inspirar la política territorial aragonesa de los próximos años.

La propia Estrategia de Ordenación Territorial de Aragón señala que para la mejora de la calidad de vida de la población es preciso impulsar aquellos proyectos motores que permitan mantener y, a ser posible, incrementar la población residente y evitar la destrucción de actividades económicas o al menos su reemplazo por otras alternativas, asegurando una integración armónica de los objetivos territoriales: mantenimiento de la población, conservación del patrimonio natural y cultural, y desarrollo económico sostenido.

Entre los objetivos de la ordenación del territorio de la Comunidad Autónoma de Aragón se encuentra el de “promover el desarrollo sostenible de la Comunidad Autónoma, haciendo compatible en todo su territorio la gestión, protección y mejora del patrimonio natural y cultural con la competitividad económica, el fortalecimiento de la cohesión social y el equilibrio demográfico”. Y entre las estrategias de ordenación del territorio de esta Comunidad se encuentra “la tutela ambiental por medio de la protección activa del patrimonio cultural”. Ambas acciones de tutela ambiental y protección del patrimonio cultural, se realizan en un escenario con el valor añadido del propio paisaje. La Ley de Ordenación del Territorio de Aragón reconoce el paisaje como elemento fundamental que debe de ser tenido en cuenta en las acciones sectoriales que se realicen en el territorio.

El objetivo de la Directriz para el Camino de Santiago, es promover el desarrollo sostenible de los municipios por los que atraviesa el Camino en la Comunidad Autónoma, haciendo compatible en todo su ámbito la gestión, protección y mejora del patrimonio natural y cultural con la competitividad económica, el fortalecimiento de la cohesión social y el equilibrio demográfico.

En este marco de actuación, las actividades turísticas de calidad y sostenibles son positivas. Deben serlo porque ningún otro sector económico puede capitalizar los recursos de montaña, patrimonio y aislamiento como una ventaja comparativa. Estas zonas has de convertir sus debilidades en ventajas competitivas. El reto consiste en lograr que sus iniciativas lleguen al creciente grupo de consumidores concienciados por la cultura, el paisaje y el medio ambiente. La Directriz para el Camino de Santiago integrará la oferta turística fomentando la coordinación entre todas las administraciones públicas e instituciones públicas y privadas. Se planificarán los espacios rurales para la acogida de la población estacional: inventariando los recursos rurales para la acogida de la población estacional: inventariando los recursos utilizables desde el punto de vista recreativo, bien se trate de riquezas naturales, del patrimonio cultural (material e inmaterial) y paisajístico o de productos locales tradicionales, poniéndolos en valor. Es necesario incorporar acciones de todos los sectores públicos y privados con la finalidad de trabajar en la protección, conservación, restauración, investigación y difusión de todo el patrimonio cultural y ambiental del Camino.

El Camino de Santiago está llamado a desempeñar un significativo papel como instrumento de articulación, cooperación y cohesión territorial, a su vez, pone de manifiesto la necesidad de su conservación, protección, mantenimiento y rehabilitación.

DIRECCIÓN GENERAL DE ORDENACIÓN DEL TERRITORIO DEL GOBIERNO DE ARAGÓN