Andando

peregrinosLa mejor época del año para realizar el camino de Santiago es de abril a junio y los meses de septiembre y octubre. En verano hay que tener en cuenta el calor y la alta ocupación de los albergues. Los meses de octubre a marzo son ideales para los peregrinos muy preparados que no temen al frío y que saben que algunos refugios cierran. Es importante la elección de los horarios en función de la época del año, en verano puede ser muy duro la parte central del día y en invierno puede ser el mejor momento…

Se recomienda solicitar la credencial en el punto de partida. Es importante porque sin ella no se puede dormir en los establecimientos para peregrinos.

Consejos:
Realizar el camino andando está al alcance de cualquier persona , siempre que se sepa dosificar el esfuerzo en función de las posibilidades físicas. Se recomienda entrenar realizando caminatas cada vez más largas y, a ser posible, con la mochila cargada con todo el equipo imprescindible que se va a llevar, para valorar lo que es realmente imprescindible a la hora de cargar con ello. Se está estudiando poner en funcionamiento el servicio de trnasporte de mochilas.

PREPARAR EL EQUIPO

Mochila: debe ser cómoda y ligera. Se recomienda elegir una de tipo anatómico, con correas en la cintura y el pecho, y con bolsillos laterales y superiores. Hay que meter las cosas en la mochila de forma ordenada y en bolsas de plástico de diversos colores para facilitar su uso y prevenir que se puedan mojar. El peso es un tremendo problema, hay que ser muy selectivo con lo “imprescindible” y evitar que pese más de 10 Kg. igualmente se aconseja distribuir lo más pesado al fondo y lo más próximo posible a la espalda. No es conveniente llevar nada fuera de la mochila colgando porque se moja o se pierde con facilidad.

Saco de dormir: es imprescindible si se piensa utilizar refugios o albergues de peregrinos. El grosor debe elegirse en función de la época del año en la que se hace el camino. También es necesario llevar esterilla o foam.

Calzado: Se aconseja llevar más de un par de botas y procurar que el pié esté previamente acostumbrado a ellas. Recomendado usar botas de tejido ligero (que no provoquen sudor al pie), que proteja los tobillos de los esguinces y facilite caminar entre piedras y barro. En verano se pueden usar zapatillas de deporte si las botas te resultan incómodas.

Ropa: sólo lo imprescindible, dos juegos de cada pieza, un jersey y chubasquero o capa que en caso de lluvia pueda tapar también la mochila. No olvidar llevar jabón o bolsitas de detergente. Los peregrinos se identifican llevando en la mochila la concha o vieira y el bordón o vara de caminante. No olvidar sombrero de tela o paja (recomendado en épocas de calor). Siempre conviene llevar a mano un pantalón largo y una chaqueta para evitar enfriarse en las paradas y poder vestirse de forma discreta para entrar en las iglesias, tiendas, refugios, etc.

Comida: siempre hay que llevar un poco de comida encima, sobre todo frutos secos, fruta o chocolate, y la cantimplora llena. Pero es inútil cargar comida para más de un día, en los refugios informan si en la próxima etapa es difícil comprar comida. Hay fuentes a lo largo del recorrido pero pueden estar sucias por el ganado y algunas son difíciles de encontrar. En este enlace facilitamos información de las fuentes de agua seguras: ver listado. Conviene llevar agua abundante, sobre todo, en la travesía de la Canal de Berdún y en la sierra de San Juan de la Peña donde los pueblos distan entre sí y, en verano, hace mucho calor.

Botiquín: recomendado llevar yodo, esparadrapo de tela, gasas estériles, tiritas, algún laxante y antidiarreico, una crema antiinflamatoria y crema de protección solar. Imprescindible llevar la tarjeta de la Seguridad Social.

Bastón: ayuda a caminar aunque a veces parezca molesto.

Otros objetos útiles: Linterna. Una bolsa de plástico (con cordones para colgar del cuello) para llevar a mano los mapas sin que se rompan ni se mojen. Una libreta y bolígrafo para tomar notas. No es recomendable llevar mucho dinero encima y es mejor usar tarjetas. Mechero, navaja pequeña, papel higiénico, pañuelos de papel, un reloj con función de
despertador, móvil y cargador. Recordar la documentación: carné de identidad, tarjeta de la seguridad social, tarjeta
de crédito y credencial del peregrino. Puede ser muy útil llevarlo metido en una riñonera para tenerlo siempre a mano.

Conviene informar a familia o amigos de la idea del recorrido y los teléfonos de las oficinas de información para situaciones
de urgencia. En caso de accidente, contactar con el puesto más próximo de la guardia civil.

*Fuentes de referencia: Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Jaca,  Guía del Peregrino del Camino de Santiago por Aragón.